RSS

Rusia y China incrementan interacción en el ámbito militar

25 abr

El 24 de abril en el mar Amarillo se inició la fase activa de las maniobras ruso-chinas “Interacción marítima 2012”. Participan veinticinco buques de guerra, trece aviones, nueve helicópteros y dos unidades de tropas especiales de ambas partes.

 

Por la cantidad de fuerzas que participan y por el guión son, por lo visto, las de mayor envergadura de la historia contemporánea de las relaciones bilaterales.

En los ejercicios la parte rusa está representada por los grandes buques antisubmarinos “Almirante Tributs”, “Mariscal Sháposhnikov” y “Almirante Vinográdov”, y asimismo por buques de apoyo. El destacamento está encabezado por el buque insignia, el crucero portamisiles “Varyag”.

China participa con dieciocho buques de guerra, entre ellos el destructor Harbín, cinco fragatas portamisiles, dos de las cuales cumplieron misiles de escolta de barcos en el Golfo de Adén.

De acuerdo con el guión se debe forzar una región “peligrosa”, se realizarán disparos con diferentes tipos de armas contra objetivos marítimos y aéreos, y simulacros de salvamento en el mar. Desde el aire helicópteros Ka-27 darán cobertura a los buques, y para las operaciones especiales se sumará al destacamento una unidad de infantes de marina de la Flota del Océano Pacífico.

Las maniobras tienen por objetivo fortalecer y fomentar las relaciones de asociación estratégica ruso-chinas y la interacción entre ambos países y sus Fuerzas Armadas.

Al mismo tiempo, la exhibición es uno de los aspectos centrales de cualquier simulacro militar. Y todo parece indicar que tan vasta exhibición de posibilidades de la asociación estratégica surgió en Rusia y China tras el anuncio hecho por EEUU sobre su nueva doctrina militar en la región Asia-Pacífico.

Durante su gira asiática de noviembre del año pasado, el presidente estadounidense, Barack Obama, definió varios avances palpables de la estrategia geopolítica norteamericana. Tras la retirada de Irak y en un futuro próximo de Afganistán, EEUU se propone reorientar su política de seguridad de Europa y Oriente Próximo en dirección de la región Asia-Pacífico.

Rusia, que este año celebra en Vladivostok la cumbre del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC), evidentemente tiene la mira puesta en el restablecimiento de su papel en la región. China, en general, no tiene donde meterse: sus principales zonas industriales están ubicadas en el litoral y el tráfico de exportación e importación pasa a través de las principales vías marítimas de Asia y el mar del Sur de China.

El designio de Estados Unidos de imponer su dominio sobre la región, dicho moderadamente, desconcierta a China y a Rusia también, y se convierte en factor de acercamiento sucesivo de estos países.

“Las actuales maniobras deben demostrar a EEUU que Rusia y China propugnan la cooperación militar en la región. Ambos países lo confirman uno al otro” –supone el director del semanario Nezavísimoie Voiénoie Obozrenie (Boletín Militar Independiente), Víctor Litovkin. Además, según el experto, para China es importante evidenciar el nivel de interacción con Rusia en el mar precisamente ahora, cuando se han agravado bruscamente los litigios territoriales entre China y Filipìnas y con otros países por las islas del mar del Sur de China. Litovkin centra la atención en el hecho de que ahora de forma igualmente ostentosa tienen lugar en esa región maniobras marítimas con participación de Estados Unidos y Filipinas. Además, cabe prestar atención a la entrada de buques de guerra norteamericanos en Vietnam, que asimismo reclama el archipiélago.

Las maniobras en el mar Amarillo devienen también un telón de fondo para el diálogo político entre las principales potencias de la región Asia-Pacífico.

A principios de mayo en Pekín se celebrará una nueva ronda del Diálogo chino-norteamericano sobre cuestiones estratégicas y económicas, con participación por parte de EEUU de la secretaria de Estado, Hillary Clinton y el secretario del Tesoro, Timothy Geithner. Los participantes del diálogo no podrán eludir el tema de la correlación de fuerzas en la región Asia-Pacífico.

Por otra parte, para fines de mayo está prevista la cumbre ruso-norteamericana con participación del presidente electo Vladímir Putin. El reinicio del “reinicio” difícilmente transcurrirá sin que se discuta la situación en Asia.

Fuente : La Voz de Rusia

About these ads
 

Puedes opinar aqui...

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.662 seguidores

%d personas les gusta esto: